El significado de mezcal a través de la lingüística

Los que practicamos la lingüística tenemos una obsesión por las definiciones, pues el lenguaje depende del contexto. Cabe señalar que el lenguaje forma parte de una lengua o idioma, así que en la lengua o idioma español se establecen diversos lenguajes: la forma de hablar de un niño no es la misma a la de un adulto; ni tampoco la forma de hablar de un mexicano del sur es igual a la de un mexicano del nombre. Estos son ejemplos de usos del lenguaje. La necesidad por definir un lenguaje, dependiente del contexto, surge porque precisamente no todos compartimos el mismo contexto, así que resulta provechoso iniciar un argumento planteando definiciones para, por lo menos, saber que partimos desde una misma perspectiva y que las diferencias no acontecerán por la estúpida razón de desdeñar que nuestro interlocutor probablemente no habla de lo mismo que nosotros.

Ahora, el lenguaje es multivalente, se expresa en distintas dimensiones: es una herramienta de comunicación, una representación de la realidad —y de la fantasía— y es un reflejo de la cosmovisión de un pueblo. Las palabras son procesadas en nuestro intelecto en diferentes categorías, algunas de forma consciente y otras inconscientemente.
En este sentido, la lingüística toma un enfoque antropológico, pues gracias a la lengua y las relaciones que formamos con ella podemos entender las relaciones de un grupo humano, y a la vez entender su pensamiento profundo. Es el lenguaje una base fundamental de la cultura.

Así que mezcal, palabra aguardentosa y aguamielosa, tiene significados marcados desde su raíz etimológica, hasta la última vez que alguien la pronunció en alguna comunidad productora.

La teoría más aceptada de la etimología de la palabra mezcal estipula que proviene de los vocablos náhuatl que juntos tienen por significado maguey cocido
En los textos náhuatl que hacen referencia al maguey o a lo cocido/al fuego, estas palabras siempre están acompañadas de otros términos como "tierra", "espíritu", "madre", "convivencia", entre muchos otros que demuestran que estas palabras estaban cargadas de un significado que trasciende el material.

La teoría estructuralista de la antropología, basada en la teoría lingüística de Saussure, estipula que tal como las palabras son un signo que presenta un elemento, los actos culturales son signos que representan la ideología, sentimientos, relaciones de una cultura, por tanto un acto cultural, a la vista de un individuo es un mensaje que puede ser decodificado y entendido tal como entendemos una palabra.

En mi investigación de textos, antiguos y modernos, y entrevistas sobre el campo semántico del mezcal he encontrado los siguientes elementos:

semántica mezcal

Los hombres y mujeres, alejados de las complejas y confusas definiciones dadas por las normas se acercaban más honestamente a la realidad, definiendo al mezcal sencillamente: bebida destilada del maguey o agave. A esta definición social, democrática, me parece que un elemento indispensable que hace falta es que el agave es cocido y luego fermentado, antes de ser destilado. La misma raíz etimológica de mezcal determina que es cocido.

Del Tequila encuentro que se asocian conceptos como "Jalisco" y "Agave azul", lo cual me hace pensar que el significado de tequila y mezcal son realmente entendidos.

 

Ahora, transportémonos a las comunidades productoras de mezcal, comunidades que conservan en gran medida la cosmovisión antigua.

La Dra. Catherine Good comentaba en una clase que, por ejemplo, en la lengua náhuatl la palabra utilizada para representar un "árbol" tenía un significado diferente al de la ciudad. Aquí nosotros entendemos por "árbol" a la planta que al crecer forma un tronco maderoso, el cual podemos ocupar como materia prima, y a veces este árbol puede o no ofrecernos hojas y frutas que podemos utilizar. En cambio, en el pueblo nahua, la palabra que se utiliza para referirse a un árbol, tiene también connotaciones que superan lo material, hacen referencia a otras capas del entendimiento humano como lo social y lo espiritual.

Niveles+significado+mezcal

De acuerdo al campo semántico del mezcal —que pueden ver en el cuadro anterior— es observable que las categorías en las que el mezcal forma parte en las comunidades productoras es amplia. Tiene un significado más amplio que en la sociedades urbanas, donde mezcal significa bebida alcohólica para fiesta susceptible de ser intercambiada por un costo monetario.
En cambio, en las comunidades que lo producen cuando se habla de mezcal, se habla de ceremonias, de rituales, festejos de natividad o fúnebres; se habla de trabajo en la tierra y formar raíces como humanos gracias a este trabajo; del lugar que ocupa la planta, maguey, y el hombre en la naturaleza; se habla de muertos, del alma de la Tierra...

No es descabellado hablar de una descontextualización del mezcal en las ciudades, pues en el concreto no se puede echar raíz, lo que implica que no se puede comenzar el ciclo de sembrar y ver crecer una planta de maguey que ofrezca mezcal. Y la cuestión va mucho más allá, pues como decía Mircea Eliade, filósofo e historiador de la religión, en las sociedades industrializadas los elementos son profanos, por tanto susceptibles de ser desechados sin consideración.

Cobra sentido el entendimiento del significado primigenio de mezcal, como el que todavía se conserva en gran medida en las comunidades productoras, pues si en las ciudades perdemos relaciones culturales como los de la espiritualidad, la ecología, la gastronomía, tal vez acercarse al mezcal sea una forma de recuperar la convivencia, la comensalidad, la conexión espiritual con una fuerza superior, con la Tierra o con una persona, lo cual no nos hace más primitivos, sino seres fundadores de cultura. Si la cultura es un mensaje capaz de ser decodificado por los hombres y las mujeres, quizá el mezcal sea el mensaje de armonía que debemos entender.