Mezcal premium

Desde que la tendencia de beber y distribuir Mezcal en la actualidad empezó a cobrar fuerza en la clase media y alta, una corriente dentro del ramo también surtió efecto: calificar como Premium al Mezcal.

Como primer punto, para no darle más vueltas al asunto y para que quede claro: detesto y estoy totalmente en contra del uso de esta palabra para calificar al Mezcal.

La repugnancia que me da esta palabra se origino especialmente cuando fui a un palenque con una familia mezcalillera que trabajaba con unos comercializadores de Mezcal "Premium" y mientras el representante de Mezcal Premium nos atendía con un gran banquete, por otro lado (por debajo más bien), platicando con uno de los hermanos productores, me mostró los muchos miles de litros que tenía detenidos porque ese Mezcal ya estaba sellado y certificado para la marca, así que no lo podía tocar sin autorización de ella, sin embargo tenían grandes ansias de vender pues en las semanas los recursos para satisfacer sus necesidades alimentarias habían sido muy escasos; eso sí, arriba con el representante del Mezcal Premium sí estábamos teniendo la gran comida en la misma casa del productor. Detestable.

Como una definición de "Premium" encontré esto: adj. de calidad excepcional o de mayor valor que otros de su tipo.
Calificar algo así quiere decir que calificamos como inferior no sólo el trabajo de los otros, sino la biodiversidad natural como tal. Al decir "premium" se dice que una planta es mejor a otra, que un suelo es mejor a otro, etc... Cada cosa de la naturaleza tiene valor por sí misma, cómo sea que se encuentre y dónde sea que se encuentre, no hay algo que valga más o menos.
Y esto, sólo me indica que las personas que ocupan este calificativo para su mezcal lo hacen por dos motivos: 1) porque son excluyentes y discriminadores de la biodiversidad, de la cultura y de las personas, conductas que a la larga terminan violentando la vida del hombre y la naturaleza; 2) porque no conocen el Mezcal ni toda su diversidad, y creen que ellos, por el gran proceso que tiene el maestro mezcalillero con el que trabajan, comercializan un mejor mezcal que los demás.

De cualquier forma esto es muestra de que aquí en el Mezcal muchos de los que participan en la industria, están más por tendencia de negocios, porque así va la corriente que por un afán verdadero de proteger la cultura y la naturaleza. Y en el camino, porque el maestro con el que trabajan hace las cosas de forma "orgánica y artesanal", como siempre lo ha hecho él, los empresarios que se suben al barco también se dicen orgánicos y artesanales.

Aunado a esto, cuando dicen Premium me parece que están buscando engañar al consumidor, diciéndole que su Mezcal es mejor que otro. Todo el mezcal que es genuino, todo el que se produce con amor, se produce de la misma forma y con los mismos elementos que lo hacen grande: una familia participa en su creación, los magueyes más aptos (maduros), agua de manantial y diversos instrumentos y maquinaria, de diferentes materiales que ayudan a la producción; ninguno se produce con agua del paraíso, magueyes celestiales o en finos espacios inmaculados de paredes de mármol.

Premium: pura mercadotecnia para engañar a las personas con tal de que paguen más. Esta es mi definición de premium para el mundo del mezcal.

En una situación análoga, también podremos encontrarnos en el mercado botellas de Mezcal con precios de más de $2,000 pesos (este fin de semana me contaban que hay un mezcal que se vende en $40,000 pesos para gente del gobierno y los muy ricos). Esto no es más que un truco de mercado para hacer ver al mezcal como si sí se hubiera producido con aguas paradisíacas. Los consumidores no podemos ser tan ingenuos como para creer que hay mezcales muy caros. Con $40,000 pesos, daría una vuelta por muchísimas comunidades mezcaleras de todo México y podría comprar varios litros del Mezcal más sabroso que tuviera cada maestro mezcalillero que visitara; es más, hasta con $2,000, daría un viaje rápido a alguna comunidad para comprar unos cuantos litros de mezcal directamente del maestro. No hay que dejarnos ver la cara.

Así que cada vez que yo veo "Mezcal Premium" en una etiqueta o en un promocional, mi primer juicio es negativo y la desconfianza empieza, porque es una palabra mal usada, porque el Mezcal genuino es grande y sabroso por naturaleza, porque no hay un Mezcal que sea mejor que otro.

Los que le ponen premium al mezcal que comercializan son los que se andan trepando al barco nada más porque quieren seguir la corriente. El que lo hace con conocimientos, entenderá que para que el Mezcal sea la industria sustentable de la que todos hablan, sabrá que hay que empoderar al campesino, que esta es la demostración de que el campo tiene valor por sí mismo y que el campesino y sus tradiciones tienes que ser los representantes del mezcal.
La calificación Premium denota ignorancia y falta de conocimientos de las relaciones que tiene el Mezcal con la Tierra y con otros hombres. El Mezcal puede ser el ecosistema que ayude a poner en el mapa a los productores, que incentive la sustentabilidad y la vida buena para todos. ¿Por qué no llamarle mejor "Mezcal Campesino", "Mezcal Rural"? ¿Por qué no lo rural y lo producido en las comunidades campesinas no lo podemos entender como premium por sí mismo?